sábado, 23 de junio de 2007

HISTERIA: SUEÑOS Y FUNCION FALICA Autor: RAJLIN BEATRIZ

Un sujeto relata un sueño. Puede ser nítido o borroso, pleno de incertidumbre, puede tener un grado de realidad, una frase, una palabra, puede ser un sueño complejo con varias escenas. Freud nos enseñó que siempre se trata de pensamientos latentes, de pensamientos inconscientes. Lo enunciado en un sueño, se presenta como discurso indirecto, al estilo de un rumor, de algo que el sujeto ha escuchado, que le han contado. Se trata de un relato, y ahí siempre encontraremos una estructura en relación al sujeto. Por otra parte, el sueño no tiene ninguna significación, es un producto de descomposición de la actividad psíquica. Cuando se cuenta un sueño a algún otro, ese sueño es el significante. Es una cadena significante dada como un todo, y ahí donde el sujeto asume ese sueño, va a producirse el cómo de su posición. El sueño juega el juego de una pregunta, de una fascinación con la fórmula de un enigma. En cada una de sus partes algo se deforma. La cadena significante tiene dos aspectos, la unidad de su sentido, lo monolítico de la frase, como un significante transitorio y lo que Freud llama asociación libre que comporta que con cada uno de los elementos de esta frase también se pueda ir más lejos en la descomposición, deteniéndose estrictamente en el elemento fonético. Si las cosas están marcadas por su relación al significante que las penetra, las surca, las releva, las perturba, el deseo está obligado a un artificio de la palabra y esta palabra se desarrolla en el gran Otro como lugar de la palabra, sin que el sujeto perciba que los pensamientos se forman en la palabra del Otro. Freud dice que en una cura un sueño sólo es posible de ser leído por el análisis del texto mismo.Freud plantea tres condiciones esenciales del sueño: 1º se refiere al material que se venía trabajando en la cura, a veces aportado por los restos diurnos, 2º Freud hace hincapié en lo faltante, en los nexos ausentes las escanciones y las inversiones y 3º cuenta con las impresiones más tempranas de la infancia, que aportan el deseo infantil, incestuoso y reprimido. La serie de sueños de una paciente histérica ilustra su tesis máxima, lo fundamental del descubrimiento freudiano, el deseo infantil presente en los pensamientos latentes que forman el inconsciente.Compras en el mercado[2]Soñé que llegaba demasiado tarde al mercado, que no encontraba más nada en lo del carnicero y en lo de la verdulera. Sueño inocente, por demás. Freud pide un relato detallado: Va al mercado con su cocinera, que lleva la canasta. El carnicero le dice, después que ella le pidió algo: “de eso no podemos tener más”, y pretende darle otra cosa, con esta observación: “Esto es bueno”. Ella lo rechaza y se dirige a la verdulera. Esta quiere venderle una extraña hortaliza, atada en haces y de color negro. Ella dice “Eso no lo conozco, no lo llevo”. Se trata de una paciente reservada, del género de aguas mansas. Esta marcación ya nos alerta. ¿Qué reservan las aguas mansas? Freud se detiene en cada parte del relato y crea un efecto de significación que constituye finalmente una creación de significación. Cada parte del sueño aporta una frase enunciativa que introduce la posibilidad de fragmentación que forma parte de los pensamientos latentes del sueño. Freud rescata del relato lo reciente y lo indiferente en un intento de reunir el sueño con los acontecimientos. Realmente la paciente había ido al mercado demasiado tarde, no había encontrado nada: Freud interpreta: “la carnicería estaba cerrada”. Frase que la paciente NO dice, Freud la aporta, se impone en el relato. Es una fórmula que en lenguaje corriente se usa para alguien que olvidó abrocharse el pantalón. Son palabras inscritas en el sueño como un banderín, brota de dichos de la vigilia que han sido fragmentados, modificados, arrancados de contexto. Algo evoca sin que el sujeto lo sepa, de manera inconsciente, “de eso no tenemos más”: frase del mismo Freud en días anteriores. Freud es el carnicero y ella rechaza la transferencia al presente de viejos modos de pensar y sentir: una fantasía de conducta indecorosa, sexualmente provocadora. La vía de la interpretación de un sueño es la descomposición significante, el deletreo, sus entrecruzamientos, los intervalos que deja en tanto que la cadena está relacionada, recortada, entrecruzada por todas las otras cadenas. Y cada uno de los elementos del sueño pueden entrecruzarse. El texto del sueño dice:A eso no lo conozco: DAS KENNE ICH NICHT yno lo llevo: DAS NEHEME ICH NICHT,frases asociadas por un cambio de sílaba. Una sílaba cambiada en una palabra muestra la presencia de otra cadena significante y ahí implanta otro sentido. También puede suceder que salte alguno de los significantes implantando ahí otro significante que lo suplante. La paciente evoca dos frases que fueron dichas a la cocinera.no lo conozco, DAS KENNE ICH NICHTpórtese decorosamente: BENCHMEN. Freud las separa para el análisis: Una pasa al sueño, DAS KENNE ICH NICHT, no lo conozco. Pórtese decorosamente es reprimida pero pasa al sueño con “la carnicería está cerrada”, introductoria del deseo sexual. El texto del sueño pasa a ser “la carnicería está cerrada”. Interpretación confirmada, dice Freud, por la historia con la verdulera. La verdura desconocida producida en el sueño: espárragos o rábanos negros, se refiere a lo sexual. Finalmente, un sueño nada inocente, por cierto: una histérica de “aguas mansas” que vive mirando atenta las “carnicerías”. Este camino nos permite ir sobre la vía del deseo del sujeto mantenido en la red significante, y a través de esas mallas por el filtrado del significante es posible restituir y restaurar el discurso del sujeto. El sueño, dirá Lacan, viene de manera activa a acompañar el discurso analítico para aclararlo, para prolongar sus caminos, sueño hecho para el análisis y también para el analista. Sueño portador de un mensaje, y desde ahí es legítimo tomarlo como la vía regia del inconsciente. Lacan avanza sobre este sueño para señalar que hay ahí marcado un lugar del deseo. Se trata del lugar del significante falo. El falo es el significante del deseo, y el sujeto puede tenerlo o serlo. Por ser significante está en el fondo de todos los deslizamientos, de todas las transmutaciones del complejo de castración. En este sueño el falo está actualizado en la frase de Freud: no tenemos más. Es la frase del carnicero, y la de Freud en la cura: “las vivencias infantiles más antiguas no las tenemos más como tales, sino que son remplazadas en el análisis por “transferencias y sueños”. El falo surge en tanto objeto que falta. No se puede tener más es una significación de la falta de objeto como tal. ¿Quién no lo tiene? El Otro, porque se articula en el plano del lenguaje, en el plano del Otro, el significante del deseo que se articula como deseo del Otro. En una nota de pie de página Freud informa que este sueño fue la ocasión de la entrada en análisis de la paciente, lo que nos marca este sueño como respuesta al trabajo de Freud en las entrevistas preliminares. Hay que afinar el piano [3] Se trata de la misma paciente. Su marido pregunta: “¿No debemos hacer afinar el piano?”. Ella: “No vale la pena, de todos modos hay que forrarle de nuevo los macillos”. El piano es una caja desagradable, asquerosa y con mal sonido, su marido lo tenía antes del casamiento. Es lo contrario de lo que piensa, no lo tenía. La frase rescatada es: No vale la pena. Freud recuerda que el día previo, durante su análisis, ella había llevado la mano a su chaqueta de la que se había abierto un botón. Como si ella hubiera dicho: no mire, no vale la pena. En el sueño ella reemplaza caja del piano por caja torácica, y la interpretación lleva a la época de su desarrollo corporal en que comenzaba a estar descontenta con sus formas. Y a épocas anteriores, retomando los síntomas histéricos del asco y el mal sonido. Este sueño muestra la otra cara de la cuestión del falo. Si es el significante del deseo del Otro, el problema para el sujeto en la dialéctica del deseo es la vertiente de ser o no ser el falo. La posición de la mujer en la histeria, en tanto mujer se hace máscara para ser el falo tras la máscara, manifiesto en esa mano llevada al botón cuyo sentido el ojo de Freud nos ha habituado a ver. No vale la pena, ¿porqué? Se trata de que el falo esté pero no vale la pena ir a ver porque no se lo encontrará. Está presentado tras un velo para no ser encontrado. La mano designa el falo como significante del deseo. El falo no es un significante como los otros, es algo prestado de una forma prevalente del impulso, del flujo vital, tomado en la dialéctica a título de significante. Se presenta bajo la forma de velo siempre reproducido bajo la forma del corsage de la histérica, es decir que detrás de la camisa no hay nada, nada más que el significante del deseo. Tras el deseo que no hay que mostrar se vela la totalidad del ser de la mujer, en tanto lo que está velado es el significante del falo. Ausencia de lo que está velado, horror que responde a la ausencia revelada como tal. Vemos así cómo el texto del sueño es un elemento más del discurso de un paciente, que da lugar al paso de un significante de la historia del sujeto. Tanto Freud como Lacan nos enseñan a desmenuzar los enunciados, los significantes, y todo el trabajo reside en lo que se dice sobre eso que se presentó, lo que evoca, lo que aporta, las transposiciones y sustituciones que permite el significante. Y Freud nos muestra que el texto relatado de un sueño pasa a ser otro texto luego del trabajo en la cura.

FUENTE: DISCURSO FREUDIANO

1 comentario:

PROFESOR COCCA dijo...

TERMINAREMOS TODOS ASI

Estimados : como Profesor Universitario, de la Universidad Kennedy. Dictaba cinco asignaturas, entre ellas, Ejercicio y Administración Farmacéutica. Con mas de 50 excelentes alumnos, inquisitivos, ávidos de adquirir conocimientos, mi misión además de enseñar Legislación Farmacéutica, era explicarles como es esta actividad comercialmente, tal es así, que como trabajo practico averiguamos al azar el costo de un descongestivo nasal en gotas, droga base nafazolina, tiempo en el mercado mas de 40 años, consultado el proveedor mas importante de drogas para la industria farmacéutica, dio el costo por frasco, 0,03 centavo, precio de venta 11,25 pesos, ganancia por unidad 37500 %, por supuesto esto no tiene parangón con ninguna actividad licita, a todo esto se me invita el 5 de junio de 2007 al Anexo de la Cámara de Diputados de la Nación, donde se realizaron unas Jornadas sobre “ Ética y Medicamentos “ estando presentes, legisladores, funcionarios gremialistas , las Cámaras Farmacéutica que supuestamente no habían sido invitadas, pero ahí estaban en segunda fila, farmacéuticos, etc, finalizada la Jornada se podían exponer posiciones de cada uno que quisiera hablar, yo fui uno de ellos y en particular me dirigí a las Cámaras de la Industria a los que tenia a pocos metros, el drama es la accesibilidad de nuestro pueblo a los fármacos, se nos mueren compatriotas, en particular niños ,muchos de ellos muy pequeños y esta gente sin ninguna culpa gana el 37500 %, esto es un escándalo de proporciones y el Estado debe y puede solucionarlo, no puede hacerse el distraído .

La respuesta a mis palabras no se hizo esperar, no para intentar solucionar el tema sino para sacarme del medio. Me cito mi Decano Dr, Capon Filas y La Directora de Farmacia Farmaceutica Magariños, y con un discurso Kafkiano e hiriente, me sacaron la cátedra de Farmacia, días después todas las demás, no estoy arrepentido, no puedo ser cómplice de tamaño despropósito.

Como curiosidad mi ultimo sueldo, aguinaldo incluido fueron 231 Pesos.

Lo saludo cordialmente.

Profesor Universitario.

Eduardo Marcelo Cocca

e-mail : profcocca@gmail.com


ESTOS SON LOS MAIL DE LAS PERSONAS RESPONSABLES DE MI SEPARACION DE TODAS MIS CATEDRAS, ES A LOS EFECTOS DE QUE SI ALGUIEN LES QUIERE DECIR ALGO.
UN FRATERNAL ABRAZO A TODOS
EDUARDO COCCA

Dr. : Rodolfo Capón Filas caponfilas@fibertel.com.ar

Farmacéutica : Maria del Carmen Magariños
magarino@biol.unlp.edu.ar

mcmagarinos@fibertel.com.ar

Rectorado


rectorado@kennedy.edu.ar


Este es un e-mail legal, libre de virus y contiene informacion que consideramos de su interés.
De acuerdo con la nueva Ley argentina Nº 26032 la libre distribución este email está autorizada
por tratarse de propósitos de información, sin embargo, si le hemos causado alguna molestia por el mismo,
le rogamos acepte nuestras disculpas y nos envie un mail a
ecocca@fibertel.com.ar para no ser contactado nuevamente.



SERVICIO DE INTERNET


Ley 26.032


Establécese que la búsqueda, recepción y difusión de información e ideas por medio del servicio de Internet se considera comprendida dentro de la garantía constitucional que ampara la libertad de expresión.


Sancionada: Mayo 18 de 2005

Promulgada de Hecho: Junio 16 de 2005


El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc.

sancionan con fuerza de Ley:

ARTICULO 1°

— La búsqueda, recepción y difusión de información e ideas de toda índole, a través del servicio de Internet, se considera comprendido dentro de la garantía constitucional que ampara la libertad de expresión.

ARTICULO 2°

— La presente ley comenzará a regir a partir del día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial.

ARTICULO 3°

— Comuníquese al Poder Ejecutivo.


—REGISTRADA BAJO EL N° 26.032—


DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS DIECIOCHO DIAS DEL MES DE MAYO DEL AÑO DOS MIL CINCO.


EDUARDO O. CAMAÑO. — MARCELO A. GUINLE. — Eduardo D. Rollano. — Juan Estrada.